El potencial turístico desperdiciado en México

El fin de semana, por temas laborales, tuve que ir a Querétaro, estar allí un rato para después salir a San Miguel de Allende en Guanajuato, regresar a Querétaro, ir a Celaya, regresar a Querétaro y finalmente de nuevo a la Ciudad de México.

Desde muy joven mi trabajo requirió de mí viajar a lo largo y ancho de nuestro país y con ello conocerlo y amarlo profundamente. Tenemos sin lugar a dudas un tesoro tremendo y desaprovechado, que podría ser palanca del desarrollo nacional.

En cuanto a riquezas naturales, México cuenta en su territorio con una biodiversidad tremenda y una multiplicidad de climas y ecosistemas que permiten que todo tipo de turismo pueda encontrar en nuestro territorio espacios donde sentirse identificado. Regiones completas con las más distintas características que dan para todos los gustos y todas las necesidades.

Desde los que busquen ecoturismo, playas paradisíacas, turismo de aventura, exploración, cualquier cosa que pueda apetecer se encuentra en nuestro México.

De la misma manera, en su ámbito cultural podemos encontrar desde raíces prehispánicas impresionantes que reflejan algunas de las civilizaciones milenarias más desarrolladas en la historia de la humanidad, hasta ciudades cosmopolitas que compiten sin rubor con cualquier desarrollo moderno de la actualidad, pasando por las grandes zonas coloniales o regiones con culturas propias que también enriquecen de manera asombrosa a nuestra nación.

La gastronomía mexicana es una de las más plurales y diversas del mundo, a grado tal que se tiene que entender de manera zonal y no como una gastronomía unitaria, la variedad de sabores, platillos, ingredientes y texturas la convierte en un atractivo de primer nivel para cualquiera que quiera visitar nuestro país e incluso para que, los que somos parte de él, viajemos a distintas regiones y territorios para deleitar nuestro paladar.

La hospitalidad de nuestra gente es reconocida por todos en mundo. Tenemos en la cultura mexicana la formación de buenos anfitriones además de un espíritu cálido y festivo que hace sentir bienvenidos a quienes nos visitan.

Leave a comment